Despido

Puede pasarle a cualquiera y también puede pasarte a ti.

Si te pasa, necesitas olvidarte de las leyendas urbanas sobre el despido y conocer las leyes que lo regulan.

Poner los pies en el ring y  aprender a encajar este golpe bajo.

Si sabes más, eres más fuerte (y las patadas duelen menos).

Repasamos algunas de las creencias más extendidas sobre el despido. Unas son ciertas y otras no:

No pueden despedirte si estás de baja. MENTIRA

Pueden despedirte.

Pero será improcedente y tendrán que pagarte una indemnización de 33 días de salario por cada año trabajado (máximo 24 mensualidades).

Pueden despedirte si te pones muchas veces malo. VERDAD

Pueden despedirte y pagarte solo 20 días por año trabajado (máximo 12 mensualidades).

Pero tiene que ser porque:

  • A) Has faltado por estar enfermo al menos el 20% de los días laborables durante 2 meses seguidos. Además, en los 12 meses anteriores tienes que haber faltado como mínimo el 5% de los días.
  • B) Has faltado al menos el 25% de los días laborables, concentrando esas ausencias en 4 meses (no tienen por qué ser seguidos) durante el último año.

Si estás embarazada no pueden despedirte. VERDAD

Pueden intentarlo, pero si dijiste a tu jefe que estabas embarazada pedirás al juez que lo declare despido nulo.

Esto podría complicarse si no has comunicado tu embarazo. Basta con decirlo de palabra. Si no lo haces, la empresa podría echarse al monte con un despido (procedente o improcedente). Pero incluso en este caso lo tendrían crudo.

Si firmas tu despido, estás acabado. MENTIRA

Firmar la carta de despido no significa que estés de acuerdo. Significa simplemente que te has enterado de que te han despedido. Aun así, conviene escribir NO CONFORME junto a la firma.

Otra cosa diferente es firmar el finiquito. En este documento figuran las cantidades que se te conceden como indemnización. Firmarlo significa que estás de acuerdo con ese dinero (y a menudo implica que renuncias a pedir más).

Si lo firmas sin estar de acuerdo tendrás que alegar que se te forzó (para lo que se puede incluso poner una denuncia en comisaría diciendo que te han sometido a una gran presión).

Si eres representante sindical, no pueden despedirte. MENTIRA

Es cierto que existen protecciones especiales mientras seas representante sindical (y también durante el año siguiente a dejar de serlo).

Pero pueden intentar despedirte si tienen argumentos contundentes sobre tu trabajo que nada tienen que ver con tu papel de delegado sindical.

En cualquier caso, un juez decidiría finalmente si es o no un despido nulo.

Pueden despedirte por mentir. VERDAD

Si pusiste información falsa en el currículum, o si mentiste en la entrevista, pueden descubrirte y considerarlo una transgresión de la buena fe contractual.

Traducido significa despido disciplinario (que luego será procedente o improcedente).

Pueden despedirte, pero no pueden bajarte el sueldo. MENTIRA

Pueden bajarte el sueldo si existen causas económicas, técnicas, organizativas, de producción…

En resumen: si la empresa va muy mal o si se reestructura la parte en la que tú trabajas.

Eso sí, tienen que avisarte con un mínimo de 15 días y permitirte rechazar esa bajada. Si rechazas, lo que te toca es marcharte de la empresa con una indemnización de 20 días de salario por año trabajado (con un tope de 9 mensualidades).

Los empresarios quieren instaurar el despido libre. MENTIRA

En España el despido ya es libre. Pero no es gratis.

Dejar de trabajar en un sitio implica diferentes tipos de indemnización (y no siempre te da derecho a cobrar el paro).

Estos son los principales casos:

despedir