Reventa entradas

La ley de la oferta y la demanda resulta especialmente cruel con quien quiere ir a un concierto, partido o espectáculo que levanta pasiones.

Las entradas se esfuman en pocas horas y llega la reventa.

Hay que recurrir entonces a webs en el límite de lo legal que te ofrecen opciones a precios pasados de rosca.

En el último concierto de los Rolling Stones en Madrid, entradas que costaban 675 euros acabaron revendiéndose por 12.000 euros.

Lo que dice la Ley

Las normas son de cuando Mick Jagger era un treintañero.

Hechas a medida para el Mundial de fútbol de España 82, lo único que dicen es que queda prohibida “la reventa callejera o ambulante“.

Lógicamente nada se dice de Internet y por este hueco (o más bien boquete) se cuelan webs como Ticketbis, Viagogo o Tengoentradas.

En ellas se pueden revender y “recomprar” todo tipo de entradas. Cada web tiene sus condiciones (y más te vale leerlas con atención), pero si te toca reclamar en serio te quedas sin derechos.

La reventa campa a sus anchas en foros, redes sociales y por supuesto eBay (donde se consiente).

Por precaución, muchos revendedores usan un truco: anuncian que venden un boli e incluyen como regalo las entradas (nada te impide regalar lo que quieras a quien quieras).

Una regulación a fondo es necesaria porque la actual no sirve para el mundo real. En Cataluña han empezado a planteárselo y adoptan la línea dura: tolerancia cero con la reventa.

A favor de la reventa

  • Mi entrada es mía porque la he pagado. Puedo hacer con ella lo que quiera: usarla, regalarla, romperla… o venderla al precio que me de la gana.
  • Si un imprevisto me impide ir al espectáculo, debo tener manera de recuperar lo gastado.
  • Intento comprar entradas en la web oficial, pero se bloquea. Cuando vuelve a funcionar, ya están agotadas. La reventa es mi única esperanza.
  • Los vendedores oficiales tienen mucha culpa: no son transparentes, venden demasiadas entradas por adelantado y nunca dejan claro cuántas tienen apalabradas con patrocinadores, clubs de fans, gente VIP…

En contra de la reventa

  • Conceder barra libre a la reventa provoca la subida de precios de las entradas. El consumidor pierde y las mafias que especulan ganan.
  • Existen revendedores organizados y con pasta de sobra: compran grandes cantidades de entradas para agotarlas y revenderlas a precios desorbitados. En la práctica esto supone que solo quien tiene mucho dinero podrá ir a los mejores conciertos y partidos.
  • Algunos estudios señalan que los propios vendedores oficiales podrían estar desviando entradas a la reventa.
  • Si compro una entrada en la reventa y el espectáculo se cancela, ¿quién me devuelve el dinero? ¿Dónde puedo reclamar? ¿Qué normas me protegen?

Necesitamos tu granito de arena

No tiene sentido regular sin pensárselo bien antes.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿A favor o en contra? ¿Qué matices consideras necesarios?

Comenta, participa, ¡colabora!