640x290_coches-2mano_01

Tu vida puede motorizarse si haces cuentas. Un coche con 5 años de antigüedad cuesta la mitad que ese mismo coche nuevo. Y el precio va bajando cuanto más viejo sea (a los 10 años, puede ser hasta un 90% más barato).

No será un Ferrari, pero puede llevarte lejos.

Dónde comprar un coche de 2ª mano

  • En concesionario: tienes garantía de 1 año (te pagan las averías que no sean culpa tuya) y a veces es posible que te rebajen el precio si les entregas un coche viejo.
  • A un particular: suele salir entre 1.000 y 3.000 euros más barato que en concesionario, pero la garantía se queda en 6 meses. Y te toca pagar impuestos: el 4% del valor mínimo del coche (lo fija Hacienda y hay webs para calcularlo).

Cinco maneras de protegerte

1. No te fíes del vendedor, ni aunque sea un amigo. Hazle firmar un contrato como este. Pídele una fotocopia de su DNI y que te deje firmada la solicitud del cambio de titularidad del vehículo.

2. Ve con alguien que entienda de coches: si no conoces a nadie puedes recurrir a empresas que te hacen una revisión completa por 80 euros.

3. Si detectas fallos pequeños, negocia una rebaja: los precios de estas reparaciones pueden servirte de guía.

  • Correa de distribución: 400 euros
  • Cuatro ruedas: 250 euros
  • Retrovisor: 120 euros
  • Faro: 120 euros
  • Un poco de chapa: 100 euros
  • Cambio de aceite: 50 euros
  • Limpiaparabrisas: 40 euros
  • Refrigerante del aire acondicionado: 40 euros

4. Empóllate la documentación: libro de mantenimiento para confirmar revisiones, reparaciones y kilómetros recorridos; permiso de circulación para saber quién es el verdadero propietario, tarjeta de inspección técnica (antigüedad real e ITV en regla) y un recibo que demuestre que está pagado el impuesto de circulación. O saca de la DGT un informe completo del vehículo.

 5. Ahorra en el seguro: olvídate del a todo riesgo y contrata un seguro a terceros ampliado a lunas, incendio y robo. Si te sale muy caro, puedes abaratarlo incluyendo una franquicia.

Diez cosas en las que fijarte

  • Número de bastidor: está en la parte interior del capó, debajo del parabrisas o en un lateral de la puerta. Tiene que ser el mismo que figura en la documentación.
  • La chapa: busca zonas oxidadas y también pequeñas ampollas (son signo de corrosión).
  • Los bajos: agáchate y busca posibles fugas de aceite.
  • El aceite: abre el capó y extrae la varilla. Si está negra o con partículas metálicas tendrás que cambiar el aceite en breve.
  • La correa: tócala para comprobar que está tensa.
  • Los neumáticos: si no son del mismo modelo que pone en la tarjeta de inspección técnica, te tocará cambiarlos en la próxima ITV.
  • Los amortiguadores: si empujas de lado el coche con todas tus fuerzas y se balancea con rebote más de dos veces… mala señal.
  • Asientos y cinturones: móntate y pruébalos. Tienen que regularse sin problemas.
  • Los pilotos: arranca el coche y comprueba que no salta ningún piloto de error. Manéjalo todo: luces, limpiaparabrisas, retrovisores, calefacción, aire acondicionado, radio…
  • Los frenos: con el coche arrancado pisa a fondo el pedal del freno durante 20 segundos. Si cuando sueltas no vuelve a su posición normal, es que no funciona bien.

Más información sobre coches en OCU.