290x290_winlooser-mwcLo importante no es ganar sino participar. Vale, pero cuando hablamos de empresas que se gastan miles de millones en publicidad, lo importante es ganar.

Y si es posible, arrasar al rival.

El Mobile World Congress reúne cada año a las grandes marcas tecnológicas. Es una feria de las vanidades en la que cada uno dice que lo suyo es lo mejor del universo.

Consumity estuvo en Barcelona y emite su veredicto. Muchos se quedaron entre medias, sin alcanzar la gloria pero sin fracasar. Destacamos a los que destacaron (para bien o para mal).

Los winners: Samsung y Sony

Samsung: es verdad que lo tienen más fácil porque son el Goliat de los smartphones (de todos los que se venden en el mundo, 1 de cada 4 son suyos). Pero también es verdad que ser líder no es fácil: los surcoreanos se estaban apoltronando y su creatividad llegaba con gotas contadas.

Este año (¡por fin!) han asumido el protagonismo que el mercado les otorga (el otro gigante, Apple, nunca va al Mobile World Congress).

Se han llevado la mayoría de los titulares con los nuevos Galaxy: un S6 que (¡por fin!) supone un cambio respecto al S5 y el capricho del S6 Edge con su pantalla de bordes redondeados.

EDGE

Y como guinda al pastel han traído una apuesta interesante por los pagos con el móvil (los S6 se entenderán con cualquier datáfono) y unas gafas de realidad virtual que (¡por fin!) hacen honor a su nombre (lo que ves te parece REAL).

VR

Sony: quienes siguen este blog saben que no somos precisamente amigos de Sony. Pero una cosa es ayudar a los consumidores cuando tienen problemas y otra reconocer un buen producto.

El mérito de los japoneses en el último Mobile World Congress es pasar de los complejos: vale, mis móviles no están triunfando ¿y qué? Además de ser de los pocos que han traído una tableta nueva (la Xperia Z4), su reloj inteligente (Sony Smartwatch 3) merece atención porque tiene GPS. ¿Cuántos smartwatches pueden decir eso?

La cosa mejora si se acompaña de una pulsera de actividad (Smartband Talk) con pantalla de tinta electrónica y una batería que, según dicen, dura 5 días:

SONY

Y si eres un crack del sonido, lo lógico es traer inventos tentadores como los auriculares con cancelación de ruido que además graban sonido ambiente. O los Smart B Trainer: unos cascos en los que han metido GPS, memoria de 16 GB para tu música y hasta medidor de pulsaciones:

auriculares

Los losers: HTC y Microsoft

HTC: van de camino hacia la insignificancia (del 10% al 2% de cuota de mercado en 4 años).

Otros años optaban por mantener un perfil bajo, en plan “no he traído nada chulo porque no he querido”. Pero este año eso ya no colaba y no han tenido más remedio que presentar a lo grande su nuevo smartphone estrella, el HTC One M9. Sin duda es un gran móvil (con un gran precio, claro), pero sin apenas cambios respecto al M8.

Nunca le han pillado el truco al Mobile World Congress… y a este ritmo parece que nunca lo harán.

Microsoft: tras enterrar a Nokia, heredaron su lugar en Barcelona.

Se ponen en el mismo sitio que antes ocupaban los finlandeses y usan la misma estética colorista y cool (con un DJ animando el cotarro).

Trajeron poquita cosa y fundamentalmente unos nuevos Lumias que bien podrían haber sido Nokias. De hecho son Nokias. Entonces ¿para qué tanto jaleo de absorción y cambio de nombre?