Relojes inteligentesNo es raro llevar algo colgando de la muñeca: un reloj de los de toda la vida, una pulserita, un brazalete…

Las marcas lo saben y tienen un plan: te van a vestir con tecnología.

Los smartwatches y las pulseras de actividad llevan tiempo siendo LA tendencia, pero por fin empiezan a hacerlos mejor.

En el último Mobile World Congress vimos casi más wearables que móviles.

Y la salsa de toda fiesta tecnológica que se precie, Apple, acaba de sacar su propio relojito.

Tu vida en datos

Miden tu frecuencia cardíaca, tus pasos, tus horas de sueño, el deporte que haces, las calorías que consumes… ¿Y todo esto para qué?

La respuesta es sencilla: para que te enganches a tus propias estadísticas, a tus progresos y objetivos. Para que te piques con un compañero de trabajo que hace 15.000 pasos al día cuando tú solo haces 2.000.

La de Sony está disponible en muchos colores y tiene una pantalla de tinta eléctronica mediante la que podrás hablar si te llaman por teléfono.

La de Huawei tiene pantalla LCD  y se puede sacar de ella un auricular inalámbrico para ponértelo en la oreja.

Huaewi TalkBand B2

Huaewi TalkBand B2

Fitbit propone una gama inmensa de dispositivos, hasta 4 pulseras distintas para que alguna se ajuste a lo que necesitas.

Toda la gama de Fitbit

Toda la gama de Fitbit

Los relojes de la nueva era

Pero a día de hoy, si hablamos de wearables hablamos sobre todo de smartwatches. Son trending topic desde hace 2 años, pero es ahora cuando empezamos a ver inventos realmente interesantes.

Apple acaba de presentar uno que, como es habitual, arrolla a la competencia si de diseño hablamos.

En la trinchera contraria están todas las marcas que trabajan con sistema Android, que están viviendo la revolución de Android Wear, un sistema operativo para wearables absolutamente compatible con cualquier móvil Android. Se ha abierto la veda para que los desarrolladores adapten todas las apps en versión “mini” para los smartwatches.

Los resultados ya están aquí: los relojes ya permiten controlar la cámara del móvil, la música del teléfono, responder a mensajes…

El avance es evidente, pero la gran pega sigue siendo la misma de siempre: estos relojes no son verdaderamente inteligentes. La inteligencia la chupan de tu móvil por Bluetooth. Porque aquí los realmente smart siguen siendo los smartphones.

Sony

SmartBand Talk y Smartwatch 3 de Sony

LG Watch Urbane

LG Watch Urbane

Empiezan a hacer sombra a los pulsómetros de los deportistas, ya que también miden pulsaciones y tienen GPS (de momento solo el de Sony, pero será cuestión de tiempo que esta sustancial mejora llegue al resto de marcas).

Esto es solo el principio. Estos relojes han venido para quedarse.

Mucha gente cree que solo son un capricho. Otros dicen que son feos. Todos están de acuerdo en algo: son caros (entre 200 y 300 euros).

Y tú, ¿qué piensas de los relojes inteligentes?