Bendgate

Hay modas muy raras. Publicar fotos de lo que comes en Instagram. Mandar mensajes de WhatsApp con el “ola k ase“. O intentar doblar un smartphone que te costó una pasta.

Las cosas suelen ir así: se presenta un nuevo iPhone y salta el escándalo. Esta vez se llama #BendGate y va de doblar móviles.

Las dudas sobre si los iPhone 6 se doblaban fácilmente generó una fiebre estúpida: doblar smartphones a ver qué pasa.

Lo confesamos: nos hemos contagiado y nos hemos puesto a doblar móviles.

 

Los resultados demuestran que no son tan fáciles de doblar como al #BendGate le gustaría, pero tampoco tan irrompibles como anuncian los fabricantes.

¿Qué teléfonos hemos analizado?

Siete smartphones de alta gama:

  • Los nuevos móviles de Apple con los que empezó el “escándalo”: iPhone 6 y 6 Plus. 
  • Las joyas de Samsung: el Galaxy Note 3 (rival directo del iPhone 6 Plus), el Galaxy S5 y el Galaxy Alpha.
  • El Sony Xperia Z2.
  • El LG G3.

¿Qué hemos hecho?

how we test banco de pruebasColocar extensómetros en los móviles (aparatos que detectan cualquier tipo de deformación, incluso las que no se ven).

Coger a 3 tíos de 80 kilos y hacerles sentarse en varias posturas con el móvil en el bolsillo.

Poner el teléfono en un banco de pruebas y aplicar fuerza para ver cuándo se doblan.

Cuando se sentaron cuidadosamente sobre el móvil, ninguno se llegó a doblar de forma permanente y todos siguieron funcionando.

En estos casos la fuerza aplicada fue inferior a 12 kg. Alguien que pese 80 kilos no ejerce una fuerza mayor al sentarse sobre el teléfono.

Cuando se sientan de forma ruda o descuidada, la fuerza sube hasta 20 o 50 kg dependiendo de la brusquedad. Los teléfonos empiezan a doblarse de forma permanente.

how we test sillaEn el banco de pruebas, la fuerza se aplica sobre el centro del teléfono y este se apoya únicamente en los extremos (cuando lo tenemos en el bolsillo el peso se reparte por toda la superficie). Es decir: no es un escenario real, pero es controlable y medible.

Una fuerza de 40kg es capaz de doblar de forma permanente cualquiera de los móviles analizados.

Uno de ellos se partió al llegar a los 23 Kg y otro al llegar a los 45 Kg.

 

El vídeo del análisis

Noticias relacionadas