290x290_techvestirTe van a decir que son lo último, lo más, el gadget que necesitas para ser feliz… ¿Y tú te lo vas a creer? Los relojes inteligentes están lejos de ser algo revolucionario.

Los wearables o tecnología para vestir” son toda una tendencia en este 2014. Se ha hablado de las gafas de Google y de prendas especiales, pero lo que podemos tocar son pulseras como la Jawbone o la Fitbit y relojes como el Galaxy Gear o el Pebble (dentro de poco llegará el iWatch).

No te creas todo lo que dice la publicidad (y su eco mediático). Tienen mucho que mejorar. No lo decimos por decir. Lo decimos con 10 argumentos sólidos.

10 cosas que no hacen y deberían hacer

Estamos decepcionados (y no somos los únicos): esperábamos que estos relojes inteligentes fuesen más listos. Nos prometieron  meter toda la potencia de nuestros smartphones en un simple reloj. Pero la realidad es, de momento, muy diferente:

  • puedes contestar a una llamada a través del reloj, acercando la cara a su micro y altavoz
  • recibes ciertos avisos y notificaciones del móvil en el smartwatch

Y para todo esto necesitas tener muy cerca tu móvil (se comunican por Bluetooth).

¿Para qué sirven realmente? ¿Solo para esas pocas ocasiones en que ni siquiera puedes sacar el móvil del bolsillo?

Esto es lo que necesitan los wearables si de verdad quieren triunfar:

  1. Independencia: los que se venden hoy en día dependen para casi todo de tu móvil. Si el teléfono está a más de 10 metros, sirven para dar la hora y poco más.
  2. Compatibilidad: el Samsung Galaxy Gear solo es compatible con algunos de los últimos modelos de smartphones Samsung. El Sony Smartwatch 2 no es compatible con los iPhone.
  3. Más batería: ahora mismo duran entre 1 y 6 días. Recargarlos debería ser más sencillo, con el mismo micro-USB que vale para tu móvil (el Galaxy Gear necesita un adaptador especial).
  4. Mejor pantalla: la tactilidad tiene que ser más rápida. O bien incorporar botones físicos fáciles de usar. Hoy por hoy no tienen ni lo uno ni lo otro: el 20% de los usuarios se queja de los botones y un 16% de que la pantalla táctil es lenta.
  5. GPS: es uno de sus grandes puntos débiles, ya que ninguno incorpora GPS. Los fans del deporte (y especialmente del running) serían fácilmente seducibles si tuviesen GPS.
  6. Medidor de pulsaciones: ya lo tienen algunas pulseras (como la Samsung Galaxy Gear Fit) e incluso algún móvil (el Galaxy S5).
  7. Apps a tu gusto: actualmente no tienen Android instalado, por lo que olvídate de instalar apps de tus markets favoritos. Solo podrás usar las que vienen de serie.
  8. Música: paradójicamente, algunos tienen hasta 4 GB de memoria pero no son capaces de reproducir música. ¿Para qué quieres entonces todo ese espacio? ¿Para ver fotos en un dispositivo tan pequeñito? Precisamente su reducido tamaño se lo pone a huevo para sustituir al iPod Nano y los MP3.
  9. Sumergibles: o al menos resistentes al agua (los de Sony ya lo son). Esto aumentaría su atractivo entre nadadores y aventureros en general.
  10. Estética: siendo sinceros, son más bien feorros. La mayoría resultan grandes, pesados e incómodos.