290x290_consumity_playas

El kit de supervivencia playero en los años 80 estaba formado por sombrilla con publicidad de aquella marca retro, toalla de rayas y un flotador de colores chillones. Opcionalmente, nevera portátil para los pros o cubo y pala para aquellos que viajaban acompañados de sus adorables monstruos.

Aunque algún nostálgico echará de menos esos tiempos minimalistas en los que triunfaba lo vintage, hoy en día ir perfectamente equipado a la orilla del mar requiere de unos cuantos gadgets tecnológicos. Hacemos un repaso de lo que no te puede faltar este verano para estar a la última.

Desconectar sin desconectar

Aunque el verano parece la excusa perfecta para desconectar, pocos están dispuestos a hacerlo del todo. En la era del postureo, la tecnología es tu perfecta compañera de sombrilla.

No te quedes sin energía

La playa, ese idílico lugar que se asemeja a una suerte de paraíso terrenal, donde parece que nada puede perturbar nuestra paz mental. Salvo por un pequeño detalle: ¡aquí no hay enchufes! Puede que cargar el móvil fuera la última de tus prioridades cuando llegaste anoche de fiesta a las 6 a.m. O quizás, de mandar tantos selfies en la tumbona, hayas agotado la batería antes de la hora de comer. El resultado: en tu toalla, con un mojito en la mano, compuesto y sin poder compartirlo en todas tus redes sociales. Para evitar ataques de ansiedad en estas situaciones, han nacido los Power Banks, esas pequeñas baterías portátiles capaces de salvarte la vida cuando tu móvil, y con él tu vida social, se encuentran en peligro. Eso sí, ahora además de cargar tu móvil, deberás cargar tu cargador.

Con la música a todas partes

La odias, y a la vez, si estás más de dos horas sin escucharla, te planteas si el tiempo estival puede considerarse tal sin ella. Sí, hablamos de la canción del verano. Esa que te indica si vives en 1994 o 2017.  Así que, mal que te pese, te descargas en tu smartphone esa canción, que no mencionaremos para no herir sensibilidades, y te dispones a organizar un chiringuito improvisado alrededor de tu toalla. Si necesitas pegarles esa “horriblemente perfecta canción” a las toallas vecinas, necesitarás unos altavoces bluetooth a los que conectar tu smartphone. Y súbeles la radio, que esta también es su canción. Ten en cuenta que un buen diseño no es sinónimo de calidad, y que los que suenan mejor suelen ser más pesados y potentes. Fíjate también en la batería: algunos solo aguantan una mañana o tarde y con otros no tendrías problemas en organizar una fiesta 24h-non stop.

Protección solar para ti, protección física para tu móvil

La arena de la playa y el agua del mar son el paraíso de los humanos, pero territorio hostil para tu móvil. Si quieres que vuelva contigo sano y salvo cada noche deberás protegerlo convenientemente. Hay soluciones para todos los gustos: desde guardarlo en una bolsita hermética de plástico, rudimentaria pero efectiva, hasta protegerlo con una carcasa especial para deportistas, muy resistente y trendy… pero bastante más cara.

Tampoco te dejes llevar alegremente por las promesas del fabricante si indica que tu móvil es resistente al agua o al polvo. Debes saber que existen distintos grados de resistencia, indicados con un par de números que conforman lo que se denomina código IP. Comprueba el tuyo aquí antes de lanzarte a la piscina.

Action Cams para los aventureros

Si quieres grabar absolutamente todos tus momentos estivales, incluidas tus incursiones marinas cual [email protected], entonces necesitas una Action Cam. La mayoría de ellas son impermeables, resistentes a bajas temperaturas y golpes, entre otras cosas, y podrás hacer tanto fotos como vídeos. Además, cuentan con distintos soportes disponibles según el tipo de cámara para que puedas ajustarla al manillar de la bici, a la cabeza, a la muñeca… Libertad tecnológica de movimientos para los más aventureros y carne de likes en todas tus redes sociales.

Los mejores contenidos a pie de chiringuito

Tus propósitos culturales de año nuevo como leer más, ver por fin algún clásico del cine de los 50 que tienes pendiente desde hace años o consumir compulsivamente la última temporada de Juego de Tronos, que ya te han spoileado los que antes considerabas amigos, han encontrado por fin su hueco en el calendario.

Para los melómanos, Spotify sigue siendo el rey de la música en streaming. Sí, no te fallará con la canción del verano y además puedes descargar las pistas en tu móvil vía WiFi en el hotel para no consumir datos y que vaya rapi rapidito.

Los que deseen cambiar la biblioteca por la playa deben saber que el sol abrasador y su alta luminosidad pueden impedir la lectura en la tableta. Por ello, es mejor hacerse con un e-reader, que con sus pantallas de tinta electrónica evitan este problema.

Por otra parte, ¡qué mejor que las vacaciones para ponerte al día con tus series favoritas! Eso sí, los videoclubes online no te lo ponen fácil: quien tiene buenas series, cojea en las películas; las mejores están repartidas en diferentes videoclubes y, a los que les guste el cine independiente, tienen pocas opciones. El sacrificio de algún que otro contenido o la ruina. Tú eliges.

¿Cuál es tu kit playero tecnológico para este verano de 2017? Cuéntanoslo en los comentarios.