290x290_coche-inteligenteSi no eres smart, estás anticuado.

Lo son los teléfonos (smartphones), los relojes (smartwatches), las pulseras (smartbands) y empiezan a serlo hasta las ciudades (smartcities).

¿Qué pasa con los coches?

Lo que pasa es que KITT, el coche fantástico de la serie, ya no es ciencia ficción.

El paso más importante ya está dado: los coches empiezan a estar conectados a Internet.

Una vez hecho esto, todo lo demás es solo cuestión de tiempo. Parece el futuro, pero está a la vuelta de la esquina.

Así es un coche inteligente

Ya hay coches con limpiaparabrisas que se activan solos cuando llueve, que te avisan cuando estás a punto de rayar la carrocería, las luces se encienden cuando oscurece… Pero esto no es nada comparado con lo que se avecina:

Piloto automático: y no hablamos de que aparquen solos (que también). Hablamos de coches que hacen hasta 800 kilómetros en modo automático. Muchas marcas están trabajando en ello, pero solo Volvo se ha atrevido a dar una fecha para su llegada a los concesionarios: 2017.

WiFi para todos: tan fácil como enchufar al mechero este invento de Huawei. En cuanto le insertas una tarjeta SIM, genera una red WiFi a la que pueden conectarse todos los móviles, tablets y portátiles que lleves contigo.

Pantallas en retrovisores y parabrisas: en los retrovisores verás lo que graba una cámara que alcanza también los ángulos muertos. En el limpiaparabrisas, datos del ordenador del coche.

Sensor GPS integrado: sabrás dónde está tu coche en todo momento (por si te lo roban… o por si olvidas dónde aparcaste).

Control por gestos: abrir el techo con un simple movimiento del dedo o que baste un gesto para controlar las múltiples pantallas.

tmpcef5

Aviso automático de accidentes y averías: el puerto OBD sirve para conectarse a una máquina en el taller y revisar en segundos el estado de tu coche. Insertando un aparato en este puerto tu coche avisará automáticamente a tu aseguradora (o a la ambulancia) en caso de accidente.

Conectado con todo: garajes que se abren cuando detectan que están llegando, la radio del coche que sintoniza la emisora favorita del que conduce, unos retrovisores que ajustan sus posiciones automáticamente según la altura del conductor…

Y tú, ¿qué le pedirías a un coche inteligente?