Móviles chinosSueñas con tener en tu bolsillo un super-smartphone de última tecnología pero te estás estresando con el super-precio que tiene (500 eurazos o más).

Tranqui. Desde el Lejano Oriente viene Bruce Lee a decirte “be water, my friend“.

En China se están fabricando legiones de clones que imitan a los iPhones y Samsung Galaxys de turno.

Cuestan la mitad, pero no son una ganga.

Bajo una apariencia atractiva, se esconden teléfonos con serias limitaciones.

Ganga por fuera, castaña por dentro

Entre los smartphones made in China abundan las réplicas de los Samsung Galaxy. También las del iPhone, pero con sistema operativo Android: un producto imposible que solo tiene sentido para seducir a la gente con las típicas carcasas Apple.

Pongamos como ejemplo el Samsung Galaxy S4, un buen teléfono que ahora puedes encontrar por 450 euros y del que hay réplicas como estasclones del S4

Por fuera parecen…
  • Idénticos: la misma forma, dimensiones y peso que el original (en algunos las carcasas son incluso intercambiables).
  • La pantalla da el pego: buena resolución y buena respuesta táctil. Engañaría a cualquiera en un primer contacto.
Por dentro son…
  • Mala memoria: a menudo menos de la mitad de capacidad de almacenamiento que el modelo original.
  • Fotos chungas: aunque el número de megapíxeles sea alto, la calidad de las fotos no le llega a la suela de los zapatos a la cámara del S4 original.
  • Sin 4G: y con problemas de recepción de señal.
  • GPS borracho: mala precisión y sin brújula (no podrás navegar mediante mapas).
  • Frágiles: la carcasa parece igual, pero los golpes la hacen pupa.
  • Sin giroscopio (útil para videojuegos). Tampoco tienen tecnología NFC.

Tres cuentos chinos

Hay más, pero estas son las 3 milongas más espectaculares que hemos visto:

1. Móviles que indican más memoria de la que en realidad tienen
2. Baterías que se hinchan con el uso y dejan de aguantar tantas horas
3. Virus instalados de fábrica para recopilar tus datos y mandarlos a servidores misteriosos

Tres verdades a tener en cuenta

No te compensan (ni por ahorro, ni por calidad, ni por garantía) pero si aun así te vas a comprar uno, atento a esto:

  • 1. Comprar en España: no es por patriotismo sino por garantía y por posibles problemas de compatibilidad con la antena. Si quieres que te apliquen la ley española, asegúrate de que la web en la que pagas tiene sede en España.
  • 2. Suma al precio los impuestos de aduana: al entrar en España tu pedido pasa por aduana y tendrás que pagar los aranceles y el IVA. Además hay que hacer unos trámites: suele ocuparse la agencia de mensajería pero te cobrarán una comisión (si el valor de la mercancía es escaso, esta comisión puede superar lo que te cuestan los aranceles y el IVA). Si el paquete es pequeño y se envía por correo ordinario, es probable que te llegue a casa sin tener que pagar impuestos.
  • 3. Atento a los extras:  probablemente te dejen configurar a tu gusto algunas características del móvil (resolución de la cámara, memoria) pero estos cambios subirán el precio con el que te sedujeron en un principio.