290x290_upgradingLas neuronas de tu móvil aún funcionan y el tío sigue pensando igual de bien que antes.

¿Igual de bien? ¿Seguro?

Si tienes un smartphone Android es probable que tu sistema operativo haya caducado.

A primera vista todo sigue igual de bien que antes: tus apps van como un tiro y puedes llamar, navegar, whatsappear…

Pero en el fondo las neuronas de tu móvil tienen un considerable agujero por el que pueden colarse los malos.

 

El agujero de Android 4.3 (y anteriores)

Un sistema operativo sin actualizar es más vulnerable que uno actualizado. ¿Solución? Actualizar siempre que sea posible. Pero ¿qué pasa cuando no es posible?

Los móviles con un sistema Android 4.3 o con versiones aun más viejas no pueden ser actualizados. Y los cibermalos han encontrado un agujero por el que colarse para tomar absoluto control de estos teléfonos.

Consejo Consumity: si tienes un móvil con Android 4.3 o inferior instala Chrome o Firefox y elige que sea el navegador habitual. Son vehículos más seguros para navegar que el que viene preinstalado en Android.

Y si nos centramos en Android es porque es el sistema en el que más pronto te quedas sin actualizaciones:

  • Android: lo normal es que un sistema Android no reciba jamás actualizaciones (o que lo haga durante un periodo inferior a 2 años tras su llegada al mercado).
  • Apple: el sistema iOS recibe actualizaciones hasta 4 años después de la llegada al mercado.
  • Microsoft: todos los teléfonos con Windows Phone 8.1 actualizarán a Windows 10 Mobile sin coste alguno.

¿Quién tiene la culpa?

Más del 75% de los smartphones del mundo son Android. ¿Por qué las actualizaciones del sistema operativo más popular dan tantos problemas?

  • Google: es el creador de Android y quien hace las actualizaciones.
  • El fabricante: es quien debe traspasar las actualizaciones al teléfono y no debería tardar más que unos pocos días.
  • La compañía telefónica: pueden aguar la fiesta si les compraste a ellos el teléfono. Todos adaptan su software (buzón de voz preprogramado, apps adicionales…), alargando así la espera de las actualizaciones.

Es interesante comprobar que en los móviles Nexus las actualizaciones no suelen dar problemas. Son smartphones desarrollados por Google en estrecha colaboración con algún fabricante (Motorola, LG, Huawei…).

Si en el resto de móviles Android hay que esperar mucho más por las actualizaciones, es o bien por un motivo técnico (el teléfono es demasiado antiguo y no soporta la actualización), o bien porque los fabricantes aderezan el smartphone con su propia salsa (apps adicionales, funciones de ahorro de batería…) y proporcionar durante años actualizaciones para todos ellos requiere mucho tiempo y dinero que no les aportan ningún beneficio.

¿Qué versión Android tengo?

Puedes comprobarlo así: Ajustes > Acerca del dispositivo o Acerca de este teléfono.

Si no aparece (el lugar varía según el modelo), prueba en la pestaña Información de software.

No te dejes engañar por el aviso “Las últimas actualizaciones ya se han instalado”. La última actualización para tu smartphone no tiene por qué ser la última versión de Android.

A día de hoy, la versión Android más reciente es la Marshmallow (Android 6.0), de momento solo disponible en los Nexus 5X y 6P. Para el resto de teléfonos, la más reciente es la Lollipop (Android 5.1.1).