ConsumityMoviles290x290GPS, hombre del tiempo y despertador. Te permite pedir un taxi, pagar y hasta monitorizar los kilómetros que corres. Sin él, no eres nada. Es más, cuenta la leyenda que sirve incluso para hablar por teléfono.

Quedarte sin batería es un drama que puedes evitar con un uso racional y siguiendo nuestros consejos.

¡Ponte las pilas!

Como todo en la vida, la Ley de Murphy se encargará de que te quedes sin batería en momentos decisivos como cuando estás a punto de pagar las entradas de tu festival favorito, nada más recibir la ubicación del bar donde has quedado o cuando por fin vas a leer ese esperadísimo WhatsApp de la persona que te gusta. [email protected] a nuestros consejos para que la próxima vez te rías tú del maldito Murphy:

  • Recarga a tiempo. Procura cargar antes de que la batería se agote del todo o sufra el estrés de cargas muy bajas. Conecta el cargador en cualquier momento, no es necesario apurar hasta el 0,0%.
  • Usa cargadores adecuados. Siempre que puedas, usa cargadores originales -no nos referimos a que tengan un diseño sorprendente, sino a que sean los del fabricante- diseñados para garantizar una recarga óptima y segura. Si te vas de viaje y vas a usar un cargador desconocido, asegúrate de que tiene al menos la misma corriente de salida que el original.
  • Vigila la temperatura. Evita exponer el móvil a temperaturas extremas de frío o calor. Al igual que tú, no están diseñados para trabajar en esas condiciones.
  • Guárdalo correctamente. Si durante un tiempo no vas a usar el dispositivo, guárdalo en un lugar fresco -no hace falta que sea Siberia- y cargado al 40%. No compres batería de repuesto solo para mantenerla guardada, se deteriorará igualmente y es una pérdida de dinero.

¡A la carga!

Además de utilizar cargadores originales resulta útil que lleves a mano un cable USB para enchufarte al ordenador o al coche. Las baterías externas también resultan de ayuda. Nuestra recomendación es utilizar una de exactamente la carga de tu teléfono o menor, ya que el peso y el precio son directamente proporcionales a la carga y con una igual o inferior te bastará para cargar ese par de horas que te faltan antes de llegar a casa.

En caso de emergencia…

Además de tratar con cariño a tu smartphone en el día a día, existen ciertos trucos que pueden salvarte en un apuro:

  • Cierra todas las aplicaciones que no estés usando. Aunque no tengas ninguna aplicación abierta en la pantalla principal, las aplicaciones se quedan abiertas y consumen batería. Dales un descanso y ciérralas por vacaciones.
  • Reduce el brillo de la pantalla. La pantalla es uno de los elementos que más batería consume y por eso existe la opción brillo automático, que utiliza el justo y necesario en cada momento. Por tanto, aunque seas fan del brillibrilli, en una situación apurada es recomendable que bajes el brillo manualmente.
  • Reposo programado. Configura un tiempo corto para que el móvil entre en reposo y apague la pantalla si no se está utilizando.
  • Desconecta las conexiones que no vayas a utilizar. Como el bluetooth, la ubicación, el wifi… incluso puedes desconectar los datos móviles si no vas a usarlos. Una manera rápida de hacer esto es poner el teléfono en “modo avión”, aunque ojo, por mucho que lo intentes no va a volar.

Baterías: los achaques de la edad

Desde OCU hemos medido la pérdida de batería de 16 dispositivos distintos, simulando el uso de dos años, precisamente lo que dura la garantía. El resultado fue una tasa de pérdida máxima del 14%, un valor razonable teniendo en cuenta el envejecimiento inevitable de las baterías. Si al principio la batería nos duraba 24 horas, dos años después no duraba más de 21’5 horas.

De los teléfonos testados hemos obtenido autonomías que abarcan desde 12,8 horas hasta 43 horas. Si estás pensando en pedirle un móvil a los Reyes, date una vuelta por nuestro comparador y decide teniendo en cuenta, entre otras características, la capacidad de la batería.

Noticias relacionadas