StreamingLa historia te suena: eres malo porque eres un piratilla que roba a los artistas. Eres un delincuente y te toca esconderte.

Cerraron Napster, cerraron Audiogalaxy, cerraron Kazaa, cerraron Megaupload, cerraron SeriesYonkis… Más tarde cerraron SeriesPepito y Series.ly retiró la mayoría de sus links.

Condenamos la piratería: no es justo hacer dinero con el esfuerzo de otros. Pero defendemos el contenido de calidad.

La mejor manera de combatir la piratería es mejorar la calidad y aumentar la variedad. Lo demás es perseguir fantasmas.

Los 3 obstáculos para ser legal

Es absolutamente cierto que hay muchísimos sitios online legales para ver series y pelis. Entonces, ¿por qué la gente sigue pirateando en masa?

Porque todos ellos te ponen 3 grandes obstáculos:

  • 1. Catálogo corto: cada plataforma tiene su propio catálogo, con unas tarifas planas que incluyen títulos de dudoso interés… Para encontrar siempre la peli que buscas tendrías que tener cuenta en varias plataformas diferentes. Resulta inaudito que aún no existan agregadores legales que busquen por ti toda la oferta disponible.
  • 2. Estrenos escasos: aún tienes que esperar como mínimo 4 meses para que los estrenos del cine lleguen legalmente a Internet. ¿Qué pasa si quieres pagar lo que cuesta el cine (o incluso más) pero viendo la peli en tu sofá? Pasa que solo puedes hacerlo si eres un piratilla malo que roba a los artistas.
  • 3. Precios inflados: estas plataformas son caras te pongas como te pongas. Cada peli te cuesta unos 3 o 4 euros. Y las suscripciones entre 10 y 20 euros al mes (y solo incluyen una parte del catálogo).

Renovarse o morir

A nadie le gusta escucharlo, pero es cierto: estamos rodeados de negocios obsoletos que se resisten a actualizarse.

En la consulta tenemos a libros de papel con fobia a los eBooks, CDs que aún sufren estrés post-traumático… Y ahora el cine, que quiere llamar a los marines para que les salve de esa bestia parda llamada Internet.

El problema de este país no es la piratería. El problema es la oferta. Nadie pagará por algo que no merece la pena. Muchos pagarán si calidad y variedad aumentan. Dos ejemplos:

  • Spotify ofrece tarifa plana de toda la música que te puedas imaginar por 10 euros al mes. Tienen  24 millones millones de usuarios en todo el mundo y 6 millones pagando (el resto lo disfruta gratis a cambio de anuncios publicitarios). De todo lo que ganan, el 70% va a la industria de la música.
  • Yomvi cuesta 20 euros al mes (o gratis si ya eres abonado a Canal+) y tiene el mejor catálogo de películas y más de 100 temporadas completas de series internacionales. Hay medio millón de españoles que pagan por ello.
  • Netflix es la mayor y más famosa plataforma de películas y series online y está presente en casi todos los países del mundo, y desde octubre en España por 8 euros para un dispositvo o 12 euros para 4 dispositivos simultáneos. Cuentan con más de 75 millones de usuarios.

Señores, bienvenidos al siglo XXI: ofrezcan calidad y el consumidor soltará la pasta.

Y tú, ¿cuánto pagarías?

Hay muchos tipos de películas: las que todavía están en el cine, las que acaban de llegar a los videoclubs, los clásicos de toda la vida…

Con los videoclubs en peligro de extinción, o compras en DVD o alquilas online. Y si alquilas online, ¿cuánto pagarías?

¿Cuánto pagarías por ver una película online que todavía está en el cine?

Ver resultados

Loading ... Loading ...

 

¿Cuánto pagarías por una película estrenada el último año?

Ver resultados

Loading ... Loading ...

Esta encuesta no es científica, responde tan sólo a las respuestas voluntarias de los lectores que desean exponer su opinión.