Adiós NokiaEn realidad Nokia sigue viva. Es una empresa finlandesa de telecomunicaciones, geolocalización y consultoría.

Pero para ti, que la conoces por sus teléfonos, Nokia ha muerto.

Fueron los más grandes y el orgullo de la tecnología europea pero, como a todos los campeones, les llegó su hora.

La Edad de Oro

La llegada del siglo XXI les hizo reinar. Tras dos décadas haciendo móviles se conviertieron en líderes mundiales.

Fue gracias al Nokia 3210, el 3310, el 3330…

Vale, sus nombres no eran precisamente excitantes, pero eran esos entrañables móviles que hoy nos resultan prehistóricos. Nunca se rompían y tenían el jueguecito de la serpiente.

SERPIENTE

Y lo más importante: se vendían como churros.

Para que te hagas una idea: el año pasado Apple vendió 150 millones de iPhones (sumando todos sus modelos). En 2003, Nokia vendió 250 millones de un solo modelo: el 1110.

Nokia1110

Cuando la música empezó a sonar en los teléfonos, lanzaron el mítico 5300 Xpress Music (y también el 5700 XpressMusic, con gran pantalla a color y teclado deslizable). Los botones físicos exteriores para controlar el MP3 eran marca de la casa.

En 2009 triunfan a lo grande con el Nokia 5230: un pepinazo con pantalla táctil. Pero su tumba ya había empezado a cavarse y se les venía encima una enorme manzana envenenada.

La decadencia

Los dos clavos sobre la tumba de Nokia tienen nombre:

  • En 2007 Apple sacó su primer iPhone y cambió para siempre los móviles, que empezaron a llamarse smartphones.
  • En 2008 Google sorprende con Android, un sistema operativo para móviles destinado a conquistar el mundo.

Nokia no lo sabe, pero ya está muerta. Deciden seguir a lo suyo, en plan zombi, y se quedan al margen de la gran revolución tecnológica.

Aún tienen momentos brillantes, como el Nokia N97 de 2009 (toda una novedad al tener GPS y navegador web), pero se equivocan al apostar fuerte por los móviles baratos.

En 2011 venden su alma a Microsoft para intentar sobrevivir. La alianza se llamará Lumia y dará frutos como los Lumia 800 y Lumia 710. También una tableta: la Lumia 2520.

Pero Microsoft también pasaba por una mala racha y no había manera de reanimar al cadáver. Ni tan siquiera con los arriesgados Nokia X (pasándose a un extraño sistema Android tuneado) o con el Nokia Pure View (un híbrido de móvil y cámara).

This is the end

A finales de 2013 Microsoft compra Nokia. En principio los teléfonos mantienen su nombre finlandés y consiguen competir dignamente en la dura batalla del mercado móvil (con carcasas de colores y un sistema operativo mejorado, el Windows Phone 8).

Los Lumia (con modelos para todos los gustos y bolsillos) empiezan a dar resultados: pantallas extragrandes (6 pulgadas) como las del Lumia 1520 o 1320, cámaras excepcionales como la del Lumia 1020 (¡¡¡41 megapíxeles!!!) o la sobresaliente relación calidad-precio del Lumia 520 (que gana el “Oscar” al mejor móvil lowcost).

Pero no es una segunda juventud sino los últimos estertores. En septiembre de 2014 Microsoft comunica que en adelante la marca Nokia dejará de estar relacionada con los móviles.

Descanse en paz. 

Comparte tu pésame con Nokia y con el fin de toda una era. ¿Qué recuerdos te trae Nokia a la cabeza? ¡Participa!