Ramiro SueiroSi no sabes lo que significa la palabra gamificación es que te estás quedando fuera de juego. Leyendo esta entrevista puedes empezar a remediarlo.

Ramiro Sueiro es director creativo-ejecutivo en la agencia Gestazion.

Lleva 13 años haciendo campañas de marketing para algunas de las marcas más importantes de España (“empecé con la locura de la burbuja punto com”).

Su especialidad es que consumir se parezca a un juego… sin serlo. Nadie mejor que él para explicar una tendencia que está en boca de todos.

  • Gamificación, ¿y esto qué es?

Aplicar pautas de juego a cosas que no son juegos.

  • No lo entiendo. Ponme un ejemplo.  

Una madre quiere que sus hijos recojan la habitación. ¿Qué hace? Se inventa el trofeo del calcetín sucio: el primero que encuentre cinco calcetines usados consigue un plato especial en la cena.

  • Entonces, ¿gamificar es hacer un juego?

No. Nosotros no hacemos juegos. Gamificar es aplicar las pautas del juego a cosas que no son juegos.

Te doy una encuesta aburrida para que la completes y te digo: “detective, rellene este informe”. Ahí ya estamos gamificando. No es un juego, pero te lo estoy pintando como si fuese un juego. Es un barniz para que sea más divertido.

  • ¿Cuál es el nivel más básico de gamificación?

La puntificación: te dan puntos a cambio de hacer algo y luego canjeas los puntos por descuentos o regalos.

Hacemos como si algo fuese un juego, pero sin serlo

  • ¿Y el nivel más sofisticado?

Storytelling: construir una historia para que la propia acción de jugar sea el premio. Para eso hace falta una buena narración y contenidos exclusivos. No todos pueden. No está al alcance de Supermercados Pepe, que seguirá dándote puntos para conseguir descuentos en la carnicería.

Gamificación

  • ¿Al final siempre hay un regalo o un descuento?

No necesariamente. Es que yo me dedico al Marketing. Y en el Marketing tienes que dar algo a cambio. Pero la gamificación puede aplicarse en Sanidad, en Educación… prácticamente en cualquier ámbito.

  • Dime algún ejemplo más allá del Marketing.

He visto cosas interesantes en rehabilitación, con consolas estilo Wii y una gamificación que transforma ejercicios aburridos en algo divertido.

La gamificación es un barniz que hace las cosas más divertidas

  • ¿Cuál es el secreto de una buena gamificación?

La clave es hacerte creer que estás progresando. Te pueden dar puntos, niveles, medallas… lo que sea.  El secreto es la sensación de progreso.

  • ¿Todas las marcas deberían ponerse a gamificar?

No, solo si les sirve para algo. La gamificación no siempre es necesaria y a veces puede ser contraproducente.

Pero si vas a gamificar tienes que encontrar un juego que te encaje. Supermercados Pérez tiene sus cupones descuento, pero quizás a Nike le pegan más las experiencias motivacionales con deportistas famosos.

Ramiro Sueiro

  • ¿Podría gamificarse la ciudad entera?

Sería maravilloso. Imagínate que jugásemos como ciudadanos y tuviésemos más o menos puntos por denunciar cosas que están mal y por proponer ideas para mejorar.

La gamificación puede ser muy saludable porque no hacemos lo que no nos divierte. Imagínate conseguir que ser buen ciudadano fuese divertido.

  • ¿Crees que todo esto puede quedarse en una moda pasajera?

Pasará como con tantas otras cosas: tendrá una fase en la que todo el mundo hablará de ello, como si fuese lo único. Luego, cuando se extienda su uso, se perderá el entusiasmo…

Pero la gamificación se quedará con nosotros como otra herramienta más, al igual que las redes sociales. No desaparecerá porque forma parte del hombre. El juego es muy humano.