Móviles mojadosEl verano salpica por definición. Te arrimas, te mojas… y a veces te caes al agua. A ti no te pasa nada, pero a tu móvil le entran convulsiones. Puede morir, pero hay maneras de hacerle el boca a boca.

Resucitar al ahogado

Tu móvil se ha mojado y ya no funciona. No llores todavía, pero reacciona rápido. Tienes que recorrer estos 5 pasos cuanto antes:

  • 1. ¡Sácalo de ahí!: Rescátalo enseguida. Si se ha sumergido en agua dulce las esperanzas son mayores que si ha sido en el mar o si le ha caído encima una cerveza, un café…
  • 2. No lo enciendas: Podrías provocar un cortocircuito y romperlo para siempre. Yes, forever.
  • 3. Desmóntalo y déjalo secar: Separa la batería, la SIM y la tarjeta SD del teléfono. Cada pieza por separado se secará mucho antes.
  • 4. Un truco “chino”: Ni se te ocurra usar secadores, ventiladores, radiadores o cualquier otro invento (puedes cargarte el móvil). Lo que tienes que hacer es sumergir el teléfono y sus componentes (batería, tarjetas…) en un bol lleno de arroz crudo (seco).
  • 5. Paciencia: Espera 24 horas y trata de encenderlo. Si aun así no arranca, déjalo en el arroz 24 horas más. Y si eres supersticioso… cruza los dedos.

No pierdas la fe. Lo hemos comprobado en laboratorio: la mayoría de móviles mojados consiguen resucitar. Eso sí: debes seguir religiosamente estos 5 pasos.

Olvídate de la garantía

Aquí vienen las malas noticias.

Si tu móvil se moja, pierdes la garantía. No intentes engañar al servicio técnico: sabrán que se ha mojado porque en el interior del teléfono hay una pequeña pegatina que cambia de color al contacto con el agua. Pero ¿qué es mojarse?

Todos los móviles tienen un código que empieza por las letras IP y sigue por dos números. El primer número es la resistencia al polvo. El segundo número es la resistencia al agua. Si el segundo número de tu código IP es menor de 7, no puedes mojarlo. Nunca, nada de nada.

Si es 7 o mayor, podrías sumergirlo hasta un 1 metro de profundidad durante un máximo de 30 minutos.

Incluso en los móviles que se pueden sumergir hay una letra pequeña:

  • Debes cerrar perfectamente todas las tapas de los conectores.
  • Las pruebas se limitan al agua potable. Con agua de mar los resultados pueden cambiar.

 Consejo consumity: aunque tengas un móvil “waterproof”, no lo pongas a prueba. Conténtate con saber que si accidentalmente se moja, tienes más posibilidades de que sobreviva.