Llega ese momento en la vida en que quieres a tus padres… pero cuanto más lejos, mejor. El problema llega cuando la voluntad de secesión con el núcleo familiar no viene acompañada de una bonanza económica que te permita alquilar...