Los lunares han dejado de ser esa manchita atractiva o incluso romántica de antaño. Puede que ese lunar de Marilyn Monroe, Cindy Crawford o Elsa Pataky encima de sus labios sean de lo más cautivador o incluso los de Ben...