Sí. Sangre, sudor y lágrimas… Pero además del indudable esfuerzo -aunque vayas presumiendo de las horas que echas jugando al mus en la cafetería, sabes que también toca echarlas en la biblioteca en mayo, sobreviviendo a base de cafeína– también...