Humanos conectados a sensores, aplicaciones que monitorizan nuestros niveles de glucosa en sangre, ciudades que vigilan nuestros pasos… ¿Nos vamos a convertir en Frankenstein? ¿Estamos ante la última película de ciencia ficción de Hollywood? Ni una cosa ni la otra....