Lo sabemos. Siempre te sobra crema solar cuando acabas tus vacaciones. Y, a diez euros el bote, incluso más (o puede que menos) seguro que no te hace ni pizca de gracia que acabe en la basura. Puede que pienses...