Religiosos o no, los españoles somos devotos de la Semana Santa. Y lo cierto es que no es imprescindible liarse a latigazos expiatorios ni sudar la gota gorda cargando figuras sacras para disfrutarla. Para algunos, esta festividad de origen religioso...