Una llamada al telefonillo cuando no has pedido pizza ni esperas a nadie es siempre una mala noticia. Créenos. Al otro lado solo encontrarás al cartero comercial que profanará tu buzón con propaganda de cerrajeros 24 horas, a dos testigos...