Lunares2_290x290Los lunares han dejado de ser esa manchita atractiva o incluso romántica de antaño. Puede que ese lunar de Marilyn Monroe, Cindy Crawford o Elsa Pataky encima de sus labios sean de lo más cautivador o incluso los de Ben Affleck, Robert De Niro o Ewan McGregor en su mejilla, pero estos lunares en realidad son lesiones benignas formadas por los melanocitos (las células encargadas de sintetizar melanina) de la piel.

Los lunares aparecen como pequeñas manchas de color marrón o negro encontrándose localizadas normalmente arriba de la cintura en zonas expuestas al sol. Y aunque la mayoría de las manchas en la piel son inofensivas, es muy importante estar alerta para evitar el tan temido cáncer de piel.

La regla del ABCDE

Así que ahora que el verano y sus rayos tienden a remitir, por qué no echas un vistazo a tu piel. Puede que con el sol tengas más que antes. Desnúdate delante de un espejo y mírate con atención… busca tus lunares (la mayoría de los adultos presentan de 10 a 40 lunares comunes) y aplícate la siguiente regla del ABCDE.

NOTA: Si crees que cumples alguna de ellas acude cuanto antes al médico ya que describe las características de un melanoma en su etapa inicial.

lunares abcdeA de Asimétrico. Lo sabrás si divides el lunar en dos por una línea imaginaria y cada mitad es diferente en forma y tamaño a la otra.

B de Borde irregular. Fíjate si los lunares están poco definidos.

C de Cambios de Color. Controla si cambia de tonalidad: marrón, negro, rojizo…

D de Diámetro. Vigila aquellos que crecen y son mayores de 6 mm.

E de Evolución/ elevación. Un lunar que antes era plano y ahora está elevado.

Desde luego si cambia de color, de forma, de textura, sangra, te duele o aparece un halo rojizo alrededor o manchas o incluso ganglios, toma medidas y acude a un dermatólogo.

El sol, buen aliado para el cáncer de piel

No todos estamos expuestos de la misma manera y hay quien resulta más propenso a sufrir melanoma o cáncer de piel. Pero normalmente, los rayos solares al ser una fuente de radiación ultravioleta se convierten en uno de los principales culpables. Mira de lo que el sol es capaz de hacer. Tendrás más posibilidades de sufrir un melanoma si:

  • Si alguna vez sufriste una quemadura grave por el sol y con ampollas.
  • Si de pequeño te quemaste muchas veces.
  • Si te fríes cual tostada en la toalla repetidamente, es decir, esto es una regla de tres. Cuanto mayor es la cantidad total de exposición al sol en el transcurso de tu vida, mayor será la posibilidad de que tengas un melanoma.
  • Si pasas de ponerte crema porque no te quemas nunca.

Además, ten en cuenta que los rayos del sol pueden penetrar hasta en la ropa ligera. Por todo ello te recomendamos que te eches crema solar. Ponte en abundancia y no seas rata. Es imprescindible.