290x290_queperroRompe con las frases hechas: tu mejor amigo no puede ser un perro.

Porque a un amigo humano le puedes abandonar si te falla… y saldrá adelante. Pero a tu perro no puedes dejarle en la estacada. Depende de ti para sobrevivir.

Si vas a adoptar o comprar un perro, deja a un lado los caprichos y el corazón. Usa la cabeza: te embarcas en un compromiso que durará unos 12 años (si coges un cachorro).

A tus colegas puedes decirles que pasas de ir de cañas con ellos, pero a tu perro tienes que sacarle a hacer pis te apetezca o no te apetezca.

Rompe con la falsedad: cada año más de 100.000 amantes de las frases hechas abandonan a su perro. No te conviertas en uno de ellos.

Los 10 mandamientos del buen cuidador

  • 1. Mamá solo hay una: aunque los cachorritos te parezcan adorables, no les separes de su madre antes de cumplir las 4-8 semanas de vida.
  • 2. Son un gasto: nada desorbitado, pero necesitarás dinero para la comida, el seguro, el veterinario, la higiene…
  • 3. El veterinario no es una opción: es una obligación. Calcula unos 300 euros anuales en prevención y tratamientos. Los colegios de veterinarios publican unas tarifas orientativas que te pueden ayudar.
  • 4. Tienen papeles: por ley todos los perros deben tener cartilla sanitaria actualizada, microchip y estar inscritos en el ayuntamiento (hay un plazo: 6 meses desde el nacimiento o 1 mes desde el día en que lo adoptas/compras).
  • 5. No son un mueble: no puedes encerrarle. Hay que sacarlos 3 veces al día. Y no vale solo con que hagan pis y caca. Tienen que hacer ejercicio y estar un rato con otros perros.
  • 6. No son racistas: es rotundamente falso que un perro mestizo (“bastardo”) sea más o menos sano, simpático, etc. que uno de pura raza. Aunque es cierto que algunas razas tienen genes que las hacen más propensas a ciertas enfermedades (el bulldog francés y el west highland white terrier suelen ser alérgicos… lo que implica un sobrecoste en tratamiento).
  • 7. Aprende a recoger cacas: no lo harías por tu mejor amigo… pero lo vas a hacer por tu perro. Ármate con tus bolsitas y deposita los excrementos en los contenedores indicados.
  • 8. Aprende a lavarle: cada día tienes que cepillarle y cada semana limpiar orejas, patas, cola y ojos. Pero no le bañes más de una vez a la semana (y mejor si esperas algunos días más).
  • 9. El pelo no es un adorno: es su único abrigo, por lo que si vives en un clima muy frío elige un perro peludo (y al revés si vives en un lugar caluroso).
  • 10. Él nunca lo haría: tu perro no puede ser tu mejor amigo, pero tú tienes que ser su mejor amigo. No te queda otra. Jamás le abandones. Si por alguna causa imprevista de fuerza mayor no puedes cuidar más de él, búscale un dueño adecuado.

perros

 

Noticias relacionadas