290x290_alimdisfrazLevantarse siendo la misma persona cada día aburre.

Por eso carnaval es la excusa perfecta para sacar del armario tu lado creativo y ser quien tú quieras por un rato: un personaje de fantasía, un superhéroe o ese personaje histórico que tanto admiras.

Los seres humanos no somos los únicos que disfrutamos disfrazándonos.

Si te fijas atentamente cuando pasees por el súper, podrás ver que allí el carnaval dura todo el año.

 

Alimentirosos: encuentra las diferencias

Muchos alimentos utilizan máscaras para venderte algo más bonito de lo que son. La diferencia es que tú te disfrazas por mera diversión, sin ánimo de engañar, mientras que las etiquetas de algunos alimentos no tienen tan buenas intenciones. Su ánimo de confundirte hace que acabes llevándote a casa cosas que no son lo que creías. Por ejemplo…

1. El York no es jamón: bajo la denominación “York” no hay jamón sino un complejo puzzle de piezas menos nobles… y más baratas. ¡Una cerdada! También es habitual ver jamón “extra jugoso”. En contra de lo que parece, es de menor calidad que otros (tiene más agua y menos jamón). Si el apellido es York, fíjate bien en que el nombre sea jamón. 

york

2. Zumos que son néctares: Mismos envases, misma apariencia… pero no son zumos. En un néctar solo la mitad es fruta, mientras que la otra es azúcar con agua… Y encima suelen ser más caros. La clave es fijarse en la letra pequeña y no solo en la foto que, como la del perfil del Facebook, siempre muestra una realidad con retoques.

3. Compras carne y te llevas Burger meat: la mayoría de las bandejas de los supermercados son en realidad preparados. Entre el 65% y el 90% es carne, pero el resto son espesantes, almidones, proteína de soja, conservantes y colorantes. Parece barata, pero quizás no lo es tanto si tenemos en cuenta que no es carne todo lo que reluce (y que la proporción de grasa es importante). Nuestro consejo es que pidas tu carne picada al carnicero: obtendrás mismo precio y mejor calidad.

Carnes-picadas_1600x900

4. ¿Qué es eso? Eso no es queso. No es lo mismo lonchas para sándwich… que queso. No te dejes engañar por las apariencias. Se trata de productos lácteos con grasas vegetales más baratas que la grasa láctea. No se funde con tanta facilidad como un queso de verdad y suele quemarse al gratinar. Fíjate bien para que no te la den con queso.

5. Calamares que son pota: son a la romana, pero no anillas de calamar, ya que lo que solemos encontrar es pota. Esta especie de nombre tan poco apetecible, aunque parecida, es mayor en tamaño y tiene una textura más dura. Por ello, se someten a un procesado con agua y fosfatos para hacerlas más tiernas y blanquearlas. Son considerablemente más baratas que el calamar y, aunque se vendan frescas, lo habitual es que sean descongeladas (debe estar indicado claramente). No pases por el aro y no compres pota si realmente querías calamares.

CALAMARES1

Baile de máscaras en tu despensa

Además de estos ejemplos en los que los envases y etiquetados nos confunden y acaban dándonos gato por liebre, existen ciertas palabras que deben hacer saltar tus alarmas cuando hagas la compra:

  • Natural: Solo puede atribuirse al agua, al yogur y aromas naturales. Lo demás es puro marketing.
  • Casero o artesano: Una contradicción evidente cuando compras un producto industrial. OCU ya lo ha denunciado.
  • Marinado: Detrás de esta denominación sofisticada se esconde agua con aditivos e ingredientes que ayudan a retenerla.
  • Producto cárnico: Con la carne encontrarás, de regalo, especias, agua, conservantes, colorantes y otros aditivos.
  • Preparado de…, sabor a…: Cuando se necesitan tantos prefijos, lo más probable es que no sea el producto que buscas, sino algo parecido o con un aroma al producto original.

No más #etiquetastrampa

Ahora que te has hecho fuerte y que dispones de toda la información necesaria para que no te confundan, apoya la campaña de OCU sobre las #etiquetastrampa.

Y por supuesto blinda tu carrito de la compra frente a alimentos indeseados, al mínimo precio. Porque además de saber qué se esconde tras algunas etiquetas engañosas, sabemos dónde comprar más barato. Compra lo que quieres y ahorra con OCU.