Mentiras veranoTodo el mundo las repite hasta que parecen verdad, pero no lo son.

No dejes que tus neuronas se vayan de vacaciones y toma nota.

Estas 10 afirmaciones veraniegas son tan falsas como populares:

1. No puedes bañarte después de comer

Porque se te corta la digestión. Dependiendo de quien sea tu madre debes esperar media hora, una hora, dos, tres…

Es mentira que la digestión se paralice.

Pero es verdad que tirarse de golpe al agua puede hacer que te desmayes (se llama hidrocución y es una brusca caída de la tensión arterial).

Las probabilidades aumentan cuanto más fría esté el agua y más caliente esté tu cuerpo (por ejemplo: después de hacer deporte… o después de hincharte a comer).

Lo que debes hacer es evitar la combinación de estos 3 factores: tirarse de golpe+agua muy fría+cuerpo caliente (después de una comilona, pero también después de tomar mucho el sol).

2. El pis cura las picaduras de medusa

Todos lo hemos oído alguna vez y hemos imaginado la situación. Te pica una medusa, sales del agua… ¿y te haces pis encima? O peor todavía: ¿le pides a un amigo que lo haga?

Lo fundamental es quitar los tentáculos de la medusa con alguna protección (si lo haces con las manos desnudas te picará en las manos). Después hay que lavar la herida, pero jamás hay que echar agua dulce fresca (el dolor y la gravedad de la picadura aumentarán). El agua salada, en cambio, resulta recomendable.

El pis no va a hacerte daño, pero tampoco te aliviará. Así que puestos a elegir… puedes evitar ese ridículo episodio en tu biografía.

3. En verano hay que beber más agua

No necesariamente. Todo depende del agua que perdamos al sudar.

Si no estamos pasando calor (porque estamos en un sitio fresco o porque encendemos el aire acondicionado) no suele hacer falta más de litro y medio de agua al día.

Existen diversas maneras de hidratarse, y entre ellas no está el alcohol (que, de hecho, deshidrata).

4. Las personas morenas no se queman

Falso, al igual que la leyenda que dice que las personas de raza negra son inmunes al sol.

Es verdad que cuanto más oscura sea la piel (=más melanina), mayor “protección natural” frente a las quemaduras. Pero esto no quiere decir que no puedan quemarse tras unas horas al sol.

En Estados Unidos manejan interesantes estadísticas: el 10% de las personas de raza negra de entre 18 y 29 años se queman al menos una vez al año.

5. Sudar adelgaza

Es uno de esos mitos que no ayudan a adelgazar. En realidad al sudar perderás agua. Y punto. Te entrará mucha sed y al beber recuperarás el peso perdido, así de sencillo.

Otra cosa es sudar porque estás haciendo deporte: eso sí que adelgaza.

En resumen: correr una hora adelgaza, pero pasar el mismo tiempo en la sauna (o bajo un sol aterrador) solo te dará sed.

6. La salmonela veranea en los bares

En realidad la gran mayoría de las intoxicaciones alimentarias se originan en los hogares y no en los bares. El enemigo suele estar en casa y no en los chiringuitos, por más que sospeches de esa mayonesa.

Para mantener al margen a la salmonela, lo que hay que hacer es conservar y preparar bien los alimentos.

7. Las pulseras antimosquitos funcionan

Estaría bien, pero NO. Se ha demostrado que su eficacia real es muy baja.

La evidencia científica dice que las sustancias que emplean para ahuyentar a los insectos (citronela, geraniol, lavanda…) solo funcionan en un radio de 4 centímetros. Es decir: en el mejor de los casos los mosquitos no te picarán en la mano, pero en el resto del cuerpo sí.

Así que ya tienes una manera de ahorrar unos 10 euros este verano: ¡no te compres una!

8. Cenar melón es malo

El melón es una fruta con mucha agua y algo de azúcar. Como cualquier otra fruta, puedes tomarla en cualquier momento del día (y de la comida: no solo como postre sino también como entrante, en sopas…).

Es cierto que algunas personas tienen problemas para digerir el melón, pero esto no tiene nada que ver con tomarlo por la noche.

9. Hay pastillas para ponerse moreno

Hay pastillas que prometen eso, pero NO es verdad.

Son suplementos con vitaminas y antioxidantes, pero no hay ni una sola prueba de que funcionen. No hagas caso a la publicidad y ahórrate otros 20 euros (el coste mínimo de 1 mes de estas pastillas).

10. Para la resaca lo mejor es más alcohol

Funciona precisamente al revés: beber más lo único que va a hacer es empeorar los desagradables síntomas de la resaca.

Celebra tus noches de verano por todo lo alto, pero a la mañana siguiente recuerda que lo que era mentira sigue siendo mentira.