Factura luzEs un papel que te llega por correo (o email) y del que solo comprendes una pequeña parte: los euros que te han cascado esta vez.

El resto supone un sudoku que te niegas a completar. Lo chungo es que si no entiendes tu factura, no podrás ahorrar cambiándote a una tarifa mejor.

Si no sabes por qué estás pagando lo que pagas, ¿cómo hacer para pagar menos?

El primer paso es resolver una incógnita que te sonará a chino: ¿estás en el mercado libre o con la tarifa regulada?

Dos ligas diferentes

En España las tarifas eléctricas se dividen en 2 grandes grupos:

Mercado regulado: hay una nueva tarifa de la luz y lo que pagas va cambiando cada hora en función de la oferta y la demanda.

  • Antes se llamaba TUR (Tarifa de Último Recurso) y ahora se llama PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor).
  • Si tienes un “contador inteligente” que mide tu consumo por horas, te cobrarán el precio real del kW en cada hora. Si no, te aplicarán unos perfiles de consumo medios.

Mercado libre: olvídate de la tarificación por horas (y de la mayoría de cosas que salen en las noticias). Tienes contratada una oferta concreta de una compañía eléctrica.

  • Lo que pagas está puesto en tu contrato y los precios del kWh no son una montaña rusa como los de la tarifa regulada.
  • Eso sí: puedes estar en una tarifa buena, regular o pésima.

En el mercado libre abunda la gente que no comprende su factura… y por eso no comprenden que están pagando mucho más de lo que pagarían con la tarifa regulada.

Cómo saber dónde estás tú

Es sencillo. Coge tu factura y busca el nombre de la compañía eléctrica que la firma. Revisa sobre todo el pequeño texto escrito en vertical sobre el margen izquierdo de la hoja.

Si en algún lado aparece uno de estos nombres, lo tuyo es TARIFA REGULADA. Si no es ninguna de estas, lo tuyo es mercado libre.

Mercado libre y regulado

Consejo Consumity: no te dejes engañar por los nombres. Una misma compañía puede tener 2 marcas, una para el mercado libre y otra para la tarifa regulada. Aunque los nombres parezcan iguales… si te fijas no lo son.