Buscar_trabajo_290x290No hay muchas, pero están ahí fuera y de ti depende encontrarlas. En serio, de verdad, no es un mito: en España existen ofertas de trabajo que se ajustan a tu perfil.

Ya te han dicho que te curres el currículum y que no vayas en bañador a la entrevista. Pero nunca te han chivado estos 5 consejos para escapar del laberinto del paro:

1. Di no al clic compulsivo

Pocos clics en el momento justo valen más que 100 a horas extrañas. Una leyenda urbana dice que las empresas revisan currículums según el orden en que se hizo clic.

Es falso. Portales como Infojobs lo que hacen es habilitar una especie de correo electrónico para el personal de Recursos Humanos. Ahí llegan las solicitudes y, efectivamente, lo hacen en orden cronológico. Pero esto no significa que se lean de más antiguas a más recientes. De hecho, es probable que abran el correo y empiecen por lo último.

Conclusión: no hay que volverse loco pero, puestos a elegir, mejor hacer clic cuando sospeches que están consultando el correo (probablemente en días laborables y a una hora prudente… desde luego no a medianoche ni en domingo).

2. Calladito estás más guapo

No pongas todo lo que has hecho ni todo lo que eres en tu CV.

Elige solo lo que tiene relevancia para el puesto al que aspiras. Olvídate del sueldo, las recomendaciones de antiguos jefes y los motivos por los que dejaste tu último empleo (de todo eso ya hablarás en la entrevista).

Tampoco pongas cosas que todo el mundo sabe hacer (por ejemplo: manejar Microsoft Word). Mejor callar también sobre tus aficiones y tu personalidad.

3. Sé alguien en LinkedIn 

Es la red social profesional por excelencia, pero no basta con colgar tu CV.

En España muchísima gente la usa aún como una red estática (se limitan a poner el curriculum, interviniendo poco o nada). Los pocos que saben sacarle partido juegan con ventaja.

La clave está en apuntarse en los grupos de discusión de tu sector profesional (y cuanto más especializados sean, mejor). En esos foros podrás aprender y también intervenir. Si lo que dices tiene valor, ganarás puntos ante los reclutadores que usan LinkedIn como herramienta para encontrar candidatos.

4. Empolla para la entrevista

Si te convocan necesitas prepararte.

Infórmate a fondo sobre el sector profesional (cuál es su situación general en España, sus perspectivas, puntos fuertes y débiles) y sobre el puesto al que aspiras (¿qué tienes en tu CV que resulte de gran utilidad para ese rol?).

Sumérgete en Internet y pregunta a todo el que conozcas para recopilar datos útiles sobre la empresa (fecha de fundación, países en los que está presente, las diferentes actividades que realiza, número de empleados, facturación anual…).

5. Aprende a hablar de dinero

Es una de las partes incómodas de la entrevista, pero siempre llega.

No bajes la cabeza ni te muestres tímido cuando te pregunten por tus aspiraciones salariales. Primero tienes que haber investigado para saber cuánto se está pagando en ese sector y para ese puesto. Utiliza páginas como ésta que te ayuden a saberlo. Ajusta la cifra si tienes mucha experiencia (al alza) o muy poca (a la baja). Habla siempre en euros brutos anuales.

No te pases de ambicioso, pero tampoco de falsa modestia (si pides poquísimo pueden descartarte por entender que no estás preparado).